Referencias

(1) Solano Bacallao, 2016, p. 11. “En 1964 el periodista norteamericano Vicente Gaddis empleó por primera vez esta expresión en un periódico – en la revista Argosy; Taranilla de la Varga, 2017, p. 254 –. De ahí en adelante, el ‘Triángulo de las Bermudas’ se utiliza para referirse a la región situada entre la Florida, las Bermudas y Puerto Rico, donde centenares de aviones, barcos y personas se han desvanecido sin dejar huellas”. Marseille y Laneyrie-Dagen, 2001, p. 10.

(2) Solano Bacallao, 2016, pp. 22-23.

(3) Redacción National Geographic, 2017. Según Taranilla, el área abarca cerca de cuatro millones de kilómetros cuadrados y “tiene sus imaginarios vértices en la península de Florida, la isla de Puerto Rico y el archipiélago de las Bermudas, en el mar Caribe”. Taranilla de la Varga, 2017, pp. 254-255.

(4) Marseille y Laneyrie-Dagen, 2001, p. 10 – Ver  (1) –. Shermer, 2008, p. 75. “(…) cientos de barcos han desaparecido desde que se tiene noticia de este lugar, casi cien aviones – que se sepa – y miles de personas”. Redacción National Geographic, 2017. Aeronaves y buques desaparecidos en el Triángulo de las Bermudas en: Solano Bacallao, 2016, pp. 32-42. Dichas desapariciones están documentadas “desde 1918, en que el barco carbonero de bandera estadounidense Cyclop desapareció a plena luz del día con sus 308 pasajeros a bordo. Desde 1945 se han contabilizado en el espacio de 30 años, es decir, hasta 1975, un total de cincuenta barcos, treinta y siete aviones e incluso un submarino de propulsión nuclear con toda su tripulación. En total, más de mil personas habrían perdido la vida o se hallan desaparecidas”. Taranilla de la Varga, 2017, p. 255.

(5) Solano Bacallao, 2016, p. 11.

(6) “A su paso por la zona, el 8 de octubre de 1492, las brújulas «se estropearon» y dejaron de marcar el rumbo”. Redacción National Geographic, 2017.

(7) El 11 de octubre de 1492. Columbus Navigation, 2009. Marvel, 1990.

(8) El suceso de la desaparición de estos seis aviones ocurrió en diciembre de 1945; con este hecho, comenzó a consolidarse la fama del Triángulo de las Bermudas. Marseille y Laneyrie-Dagen, 2001, p. 10. Solano Bacallao, 2016, p. 11.

(9) Marseille y Laneyrie-Dagen, 2001, p. 10. Taranilla de la Varga, 2017, p. 255. “En la última comunicación que se tuvo con ellos, uno de sus miembros aseguró que estaban completamente perdidos y no sabían qué rumbo tomar. Después, nada”. Redacción National Geographic, 2017. “El 5 de diciembre de 1945, en el Triángulo de las Bermudas, cinco torpederos Avenger, con catorce tripulantes a bordo, desaparecieron de forma incomprensible; poco después, un hidroavión enviado en su rescate, también desapareció con trece tripulantes. La búsqueda realizada con centenares de aviones y barcos no ofreció ningún resultado y con ello nació esa aura sibilina achacada a la región”. “Tras la pérdida de las comunicaciones radial y por radar con la escuadrilla, se dio la alarma. Despegó un hidroavión de rescate, con trece tripulantes a bordo; pero transcurridos 10 min de vuelo también se cortó la comunicación con este; su último reporte hablaba sobre un ‘viento huracanado’. La noche y el mal tiempo interrumpieron las búsquedas nocturnas (…).Para el 10 de diciembre se suspendieron las búsquedas sin que se hubiese encontrado ni un chaleco ni una balsa ni los restos de los aparatos ni alguna mancha de aceite. De este modo, nacía uno de los tantos misterios del siglo xx”. Solano Bacallao, 2016, pp. 12-13 y 27-28.

(10) Redacción National Geographic, 2017. Solano Bacallao, 2016, pp. 30 y 44. En cuanto a las desapariciones: “Entre 1945 y 1975, treinta y siete aviones, más de cincuenta barcos e incluso un submarino atómico, con toda su tripulación, se han evaporado sin causa aparente y sin que se haya encontrado ningún cuerpo ni resto alguno”. Marseille y Laneyrie-Dagen, 2001, p. 10. Pero “hay que tener en cuenta que numerosos barcos y aviones continúan transitando por dichos lugares sin sufrir ningún incidente”. Taranilla de la Varga, 2017, p. 257.

(11) Sucedió en febrero de 1963: “El Marine Sulphur Queen, un petrolero de 130 m de largo y 29 tripulantes, desaparece sin enviar mensajes de auxilio. Iba en la ruta Beaumont, en Texas, a Norfolk, en Virginia, con un cargamento de 15.000 t de azufre. Su última ubicación conocida indicaba las cercanías de Tortugas Secas. Mediante buques y aviones se realizó una amplia búsqueda, entre el 6 y el 15 de febrero, desde Cabos de Virginia, al oriente del Golfo de México. El día 20, la marina de los Estados Unidos dijo haber hallado un chaleco salvavidas a 27 km de Key West. Se realizó un nuevo rastreo en el cual se encontraron salvavidas y más chalecos. Se intentó explicar su desaparición, vinculándola con las causas siguientes: la explosión del azufre da la carga, la zozobra, el choque con alguna mina y hasta la captura por guardacostas cubanos”. Además, debe tenerse en cuenta la fabricación deficiente: “el célebre Marine Sulphur Queen era una nave del tipo de T-2 que no presentaba buenas condiciones para la navegación”. Solano Bacallao, 2016, pp. 40 y 167.

(12) Solano Bacallao, 2016, p. 13. “En 1978 se puso en marcha el proyecto internacional Polymode, en el que colaboraron científicos de todo el mundo dirigidos por la extinta Unión Soviética y los Estados Unidos, con el fin de aclarar el enigma a partir de las diversas hipótesis que se venían barajando (…) Los científicos (…) no llegaron a ninguna conclusión definitiva”. Taranilla de la Varga, 2017, pp. 255-256. Otro ejemplo es el estudio de 1983 “Circulation and Heat Flux in the Bermuda Triangle”, publicado en Journal of Physical Oceanography: Fiadeiro y Veronis, 1983, pp. 1158–1169.

(13) Solano Bacallao, 2016, pp. 11-12.

(14) Solano Bacallao, 2016, pp. 74-81.

(15) Redacción National Geographic, 2017. Solano Bacallao, 2016, p. 45. Taranilla de la Varga, 2017, p. 257.

(16) Redacción National Geographic, 2017.

(17) Marseille y Laneyrie-Dagen, 2001, p. 10. Redacción National Geographic, 2017. Solano Bacallao, 2016, pp. 82-91. Taranilla de la Varga, 2017, p. 258.

(18) Redacción National Geographic, 2017. Roy, 2012. Solano Bacallao, 2016, pp. 65-71. Taranilla de la Varga, 2017, p. 258.

(19) Solano Bacallao, 2016, pp. 18-19, 92-102 y 162-164.

(20) Solano Bacallao, 2016, p. 23.

(21) También se le llama “Cementerio de barcos” y “Mar de los barcos perdidos”. Solano Bacallao, 2016, pp. 20 y 22-23.

(22) Redacción National Geographic, 2017. “El Triángulo de las Bermudas es atravesado por muchas más rutas de navegación que las zonas que lo rodean, de modo que es mucho más probable que, precisamente en él, haya más accidentes, desgracias y desapariciones”. Shermer, 2008, p. 75.

(23) Redacción National Geographic, 2017. También hay que tener en cuenta, además de la imprudencia de los pilotos, que bajo las aguas del Triángulo de las Bermudas hay bombas sin explotar, torpedos activos y minas, que datan de la Primera y de la Segunda Guerra Mundial. También, misiles y partes de naves espaciales escapan del control humano y derriban aviones o hunden buques. Solano Bacallao, 2016, pp. 150-155.

(24) Redacción National Geographic, 2017. Solano Bacallao, 2016, pp. 152, 154 y 158-159. Además, hay que tener en cuenta que los buques-tanques que transportan petróleo y otros combustibles, también corren el riesgo de explosionar por causas internas. Solano Bacallao, 2016, pp. 160-162.

(25) Redacción National Geographic, 2017. Solano Bacallao, 2016, p. 155-157. Taranilla de la Varga, 2017, p. 257.

(26) Redacción National Geographic, 2017. Solano Bacallao, 2016, pp. 46-47 y 55. Taranilla de la Varga, 2017, p. 258.

(27) Redacción National Geographic, 2017. Taranilla de la Varga, 2017, p. 257. “En realidad, el índice de accidentes es menor en el Triángulo que en las zonas circundantes”. Shermer, 2008, p. 75. “(…) Las desapariciones de naves en el área de las Bermudas no son más frecuentes que en otras regiones del océano mundial; por el contrario, resultan menores. No existe una explicación única para todos los casos de pérdidas navales y aéreas. Muchas de las desapariciones atribuidas al Triángulo de las Bermudas, en realidad, ocurrieron en otros sitios. Cada extravío de personas y medios de transporte posee múltiples causas que condujeron a su consumación. (…) La cifra de catástrofes y muertes ocurridas en el Triángulo de las Bermudas es ridícula en comparación con las estadísticas mundiales. Para obtener respuestas concretas, hay que explorar, kilómetro por kilómetro, las profundidades marinas; esto es algo aún no realizado. No se han detectado fenómenos paranormales en las denominadas áreas ‘triangulares’. Apenas se han realizado búsquedas en el sitio donde con más probabilidad se encuentran los aviones y buques desaparecidos: el fondo del mar”. Solano Bacallao, 2016, pp. 216-218. En un estudio publicado por WWF en 2013 (WWF, 2013), “el Caribe no figura en la lista de los mares más peligrosos. Tampoco el Triángulo de las Bermudas, a pesar de las persistentes leyendas urbanas”. Barber, 2013.

(28) Taranilla de la Varga, 2017, p. 257.


Bibliografía

  • Barber, E., 2013, “Bermuda Triangle doesn’t make the cut on list of world’s most dangerous oceans”, CS Monitor, 10 de junio de 2013. [En línea] Disponible en https://www.csmonitor.com/Science/2013/0610/Bermuda-Triangle-doesn-t-make-the-cut-on-list-of-world-s-most-dangerous-oceans (9 de septiembre de 2021).
  • Columbus Navigation, 2009, “The Light of October 11”, Arquivo.pt. [En línea] Disponible en https://arquivo.pt/wayback/20091014015643/http://www.columbusnavigation.com/lclog2.shtml (9 de septiembre de 2021).
  • Solano Bacallao, D., 2016, Triángulo de las Bermudas. Terror submarino y aéreo, Instituto Cubano del Libro – Editorial Científico-Técnica, La Habana.
  • Fiadeiro, M. E. y Veronis, G., 1983, “Circulation and Heat Flux in the Bermuda Triangle”, Journal of Physical Oceanography, vol. 13, nº 7, pp. 1158–1169.
  • Marseille, J. y Laneyrie-Dagen, N., 2001, Los grandes enigmas, Larousse, Barcelona.
  • Marvel, J., 1990, “Columbus:  The Light of 11 October, 1492”, web.archive.org. [En línea] Disponible en https://web.archive.org/web/20080907085314/http://www.millersville.edu/~columbus/data/art/MARVEL01.ART (9 de septiembre de 2021).
  • Redacción National Geographic, 2017, “El triángulo de las Bermudas ¿realidad o mito?”, National Geographic – Historia, 5 de diciembre de 2017. [En línea] Disponible en https://www.nationalgeographic.es/historia/triangulo-de-las-bermudas (9 de septiembre de 2021).
  • Roy, J., 2012, “La Atlantis, Atlántida y triángulo atlántico”, Revista Letras Internacionales, nº 165-66, Universidad ORT, Uruguay.
  • Shermer, M., 2008, Por qué creemos en cosas raras. Pseudociencia, superstición y otras confusiones de nuestro tiempo, Alba Editorial, Barcelona (Versión electrónica).
  • Taranilla de la Varga, C. J., 2017, Grandes Enigmas y Misterios de la Historia, Almuzara, Córdoba.
  • WWF, 2013, “Accidents at Sea”, WWF. [En línea] Disponible en http://awsassets.panda.org/downloads/accidents_at_sea_lr_1.pdf (9 de septiembre de 2021).



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *