¿Cuáles son los 4 acuerdos toltecas?

¿Te gustaría salir de conflictos, drama y sufrimiento? Hay 4 vías por las que puedes hacerlo y en este artículo te las contaremos. Nos hemos basado en el libro Los 4 acuerdos del Dr. Miguel Ruiz.

Los 4 acuerdos son hábitos que si ponemos en práctica nos ayudarán a vivir en plenitud, paz y alegría. Es la oportunidad de vivir el cielo en la tierra.

Para este libro, el autor se inspiró en la cultura tolteca, los toltecas creían que vivíamos en un sueño que nos impedía ver quiénes éramos realmente. Ese sueño está nublado por un sistema de creencias impuesto, gracias a la domesticación.

La domesticación implantó una especie de virus mental que nos hace sentir mal. Sin embargo, no somos conscientes de ello. En nuestra mente viven un cúmulo de voces, repitiendo ideas negativas acerca de nosotros y del mundo. Ese caos era llamado “mitote” por los toltecas.

El mitote ha creado muchos acuerdos dañinos. Para superarlos, el autor nos propone comenzar a pactar 4 nuevos acuerdos que nos hagan salir del infierno en el que estamos y alcanzar la felicidad.

Veamos cuáles son:

Primer acuerdo: Sé impecable con tus palabras

Dominando el arte de las palabras, tendremos facilidad de lograr muchas otras cosas en pro de nuestro bienestar, entre ellas integrar a los demás.

Las palabras tienen un gran poder, tanto si las usamos de manera positiva, como negativa. Tienen suficiente fuerza e importancia para crear o destruir. Por eso, el autor las describe como hechizos que podemos lanzar a otros y a nosotros mismos. Con las palabras no solo nos expresamos, sino que construimos nuestra realidad.

Ser impecable con las palabras significa no usarlas contra nosotros mismos y, por supuesto, tampoco contra los demás. Podemos dañar seriamente la vida de otros cuando decimos ofensas, juicios o pronosticamos desastres. El chisme, por ejemplo, es como un virus informático que distorsiona la visión que tenemos de otros.

Segundo acuerdo: no tomes nada personalmente

No importa lo que suceda a nuestro alrededor, nunca debemos tomarnos nada personalmente. Si alguien nos dice una ofensa, en realidad eso no tiene que ver con nosotros, sino con sus propios acuerdos y la forma en que ve el mundo.

Cuando nos tomamos todo personalmente, sufrimos mucho y de forma gratuita. Si un insulto nos hiere es solo porque creemos que es verdad, que lo que esa persona dice sobre nosotros es acertado, así que nos tomamos su veneno.

No obstante, las personas no hacen nada pensando en los demás. Nadie a nuestro alrededor gira en torno a nosotros, ya que cada quien está en su propio sueño, viviendo sus propias experiencias y lidiando con su caos.

Pensar que lo que otros dicen o hacen es por nuestra causa es egocentrismo puro.

Tercer acuerdo: No hagas suposiciones

Hacer suposiciones es un camino seguro hacia una interpretación errada. Sucede mucho en las relaciones de pareja cuando suponemos que un gesto o una acción del otro es algo hecho adrede para hacernos sentir mal.

Eso nos disgusta, nos hiere y armamos una película de drama en nuestra cabeza. Cuando, en realidad, lo más sencillo es simplemente preguntar.

Solo preguntando sabremos cuál fue la intención de la otra persona. Además, le estamos dando la oportunidad de que se exprese y se abra con nosotros.

Consultar propicia la comunicación y es el mejor antídoto para las suposiciones.

Cuarto acuerdo: Haz siempre lo máximo que puedas

Este acuerdo ayuda a sentar bases sólidas sobre las que descansan los demás acuerdos. Siempre debemos hacer lo máximo que podamos, en cualquier circunstancia.

La medida de lo que damos puede variar según nuestro estado, si tenemos rabia, tristeza, cansancio, embriaguez o enfermedad lo que haremos será de una menor calidad.

En cambio, cuando nos sentimos enérgicos, contentos y saludables podremos hacer cosas de mejor manera. Aún así, siempre podemos hacer lo máximo que podamos.

Lo mejor es dar en la justa medida, ni más ni menos. Si damos de más, nuestra energía se agota, el cuerpo no responde igual y nos quemamos. Si damos de menos, entonces nos sentiremos mal, nos culparemos y estaremos frustrados.

Al hacer lo máximo que podamos tendremos la perseverancia y disciplina para lograr nuestros objetivos, actuaremos por amor a las cosas y será más fácil fortalecer los otros tres acuerdos.

Los 4 acuerdos es un libro de espiritualidad con un sentido práctico, que nos explica detalladamente y de una forma simple cómo vivir en armonía. Si aplicas estos acuerdos con paciencia y constancia podrás ver una transformación positiva en ti. ¿Te lo vas a perder?



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *