La Generación del ’37 fue un movimiento intelectual que tuvo una gran influencia y preponderancia en el siglo XIX argentino. Muchas de las creaciones de los intelectuales de esta generación son consideradas como obras tradicionales en la cultura argentina. ¿Cuándo surgió este movimiento? ¿Quiénes lo integraron? ¿Qué aportes brindaron a la sociedad rioplatense?. ¡A continuación les brindaremos las respuestas!

Miembros del movimiento y características ⁽¹⁾

La Generación del ’37 es considerada como el primer movimiento intelectual rioplatense cuyo propósito fue teorizar sobre la realidad argentina y que enfatizó sobre la necesidad de construir una identidad nacional. Sus integrantes más reconocidos son: Esteban Echeverría (líder e inspirador del agrupamiento), Juan Bautista Alberdi, Domingo Faustino Sarmiento, Juan María Gutiérrez, Vicente Fidel López, José Mármol y Félix Frías. El movimiento inició con la creación del Salón Literario en 1837, de esta fecha proviene el nombre brindado a esta generación,  y su ideología, ligada al romanticismo, alcanzó la hegemonía cultural hasta que fue desplazada por otras tendencias hacia 1880.

Principales figuras destacadas de la Generación del 37. Extraído de Elhistoriadorconte.wixsite.

La Generación del 37 era heredera del proyecto educativo rivadaviano, ya que la mayoría de sus integrantes habían estudiado en el establecimiento, estatal y laico, Colegio de Ciencias Morales de Buenos Aires (transformado durante el periodo ministerial de Rivadavia). Posteriormente, se nuclearon en el Salón Literario con asiento en la librería de Marcos Sastre. Allí se proponen como un espacio de pensamiento, un ámbito de lecturas, discusiones y sociabilidad  donde se elaboran interpretaciones y proyectos, bajo la expectativa de ser recibidas por los detentores del poder político y económico de la región. Se trata de un grupo que dialoga principalmente con la tradición intelectual-literaria francesa y que tiene fuertes influencias del romanticismo europeo. Para ser más exactos, casi todas las referencias a otras literaturas están mediadas por las traducciones francesas. Por ejemplo, Echeverría lee a Byron en francés, también Sarmiento cita a Shakespeare en francés. 

Contexto e influencias ⁽²⁾

La Generación del 37 surge en un contexto plagado de guerras intestinas, entre Unitarios y Federales, y para ese entonces Juan Manuel de Rosas es el personaje político más preponderante de aquellos años.

Esteban Echeverría. Pintura realizada por Ernesto Charton. Extraído de Wikipedia.

Cuando el inspirador del movimiento, Echeverría, retorna de su estadía en Europa, allí tenía vigencia el romanticismo hace aproximadamente cincuenta años. Este movimiento, que nace con Jean-Jacques Rousseau y Johann W. Goethe, logró un gran reconocimiento en el viejo continente gracias a una gran diversidad de figuras. En el ámbito alemán se destacan Friederich Hölderlin y Novalis, en Inglaterra con William Wordsworth, Samuel Taylor Coleridge, William Blake y Lord Byron. En Francia se destacan Madame de Staël, Víctor Hugo, Alejandro Dumas, etc. 

El romanticismo es un movimiento que en el plano socio-cultural valora lo auténtico, lo propio, lo distinto de cada cultura y cada nación, en contraposición al cosmopolitismo y al predominio de la razón por parte del Iluminismo. De este modo, el romanticismo realizará una búsqueda de los datos primigenios de cada cultura, proveerá a cada cultura un pasado épico y, finalmente, pondrá acento en los usos y costumbres de cada nación, ante los cuales las fórmulas generales y extranjeras deben ceder paso a las leyes particulares de cada espacio particular.

A pesar de que muchos tuvieron influencias del período rivadaviano, los miembros de esta generación discrepaban con aquel proyecto, ya que intentaron implementar directamente en el país teorías europeas sin prestar atención a las particularidades del espacio rioplatense. De este modo, la Generación del 37 tildará a los rivadavianos, unitarios y liberales del 20 como “la ignorancia titulada” o la “vejez impotente.

Aportes teóricos de la Generación del ’37 ⁽³⁾

La Generación del 37 brindó un tipo de romanticismo que estaba determinado por una cultura política configurada por los discursos republicanos y por las constantes referencias al proceso revolucionario vivido. Por ejemplo, el romanticismo europeo se caracterizó por enfatizar el yo como sujeto individual, original y existencial, en cambio, en el Río de la Plata se brindó mayor atención a los valores que privilegiaban lo público por encima de lo individual o privado. De este modo, los representantes de este movimiento definieron su accionar como la de completar en el plano intelectual la revolución que en el plano material había sido realizada por la generación anterior.

Muchos miembros de este movimiento creían fervientemente que a los intelectuales les correspondía teorizar sobre los futuros del país. De este modo, muchos de sus trabajos estaban centrados en la configuración de una nación, en la adaptación de modelos europeos teniendo en cuenta la realidad americana, en la educación destinada a sus ciudadanos, en la propuesta de un sistema republicana y constitucional aptos para el futuro país, etc.

La Generación del ’37 y el rosismo ⁽⁴⁾

Este grupo se destacaba porque muchos de sus integrantes no estaban comprometidos ni con los federales ni con los unitarios, e invocaban a una fusión de principios de distinta índole con el fin de consolidar una república. En un principio, algunos miembros como Alberdi  alentaron con cierta expectativa positiva al rosismo. Sin embargo, debido a que otros integrantes del grupo realizaban críticas al régimen, y como Rosas no toleraba la desaprobación a ningún aspecto de su política, el Salón Literario fue clausurado por el gobierno a seis meses de su creación

Los miembros de esta generación comenzaron una férrea oposición política hacia el caudillo porteño que los llevará al exilio. Algunos emigraron hacia Bolivia, otros hacia Brasil, sin embargo, la gran mayoría terminará en Chile y Montevideo. Desde el exterior, distintos miembros de la generación continuarán siendo opositores a Rosas y realizarán una serie de escritos en contra de su régimen. Uno de estos escritos más conocidos popularmente será el Facundo de Sarmiento.

E Facundo de Domingo Faustino Sarmiento. Extraído de Socialesyvirtuales.

Finalmente, tras la Batalla de Caseros y el derrocamiento de Rosas en 1852, la gran mayoría de los miembros de la generación retornó al país. Muchos de ellos tendrán participación política en la etapa de la Organización Nacional, mientras que otros continuarán debatiendo y proponiendo teorías políticas para el futuro del país.

Bibliografía

¹ -Terán, Oscar. Historia de las Ideas en la Argentina. Diez lecciones iniciales, 1810-1980. Buenos Aires, Siglo Veintiuno Editores, 2019.

² – Benítez, Luis., Diccionario de Filosofía Volumen 1, Pluma y Papel, Buenos Aires, 2008.

– Benítez, Luis., Diccionario de Filosofía Volumen 2, Pluma y Papel, Buenos Aires, 2008.

-Duque, F., Historia de la filosofía moderna, Akal, Madrid, 1998.

³– Myers, Jorge. “La revolución de las ideas: la generación romántica de 1837 en la cultura y en la política argentinas”, en Goldman, Noemí (ed.), Revolución, república, confederación (1806-1852), Buenos Aires, Sudamericana, Nueva Historia Argentina, 1998, pp. 281-445.

-Ternavasio, M. Historia de la Argentina, 1806-1852. Buenos Aires, Siglo XXI, 2009.

  • ¿Te ha resultado útil este artículo?
  • SiNo



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *