Uno de los principales hechos que influyeron notablemente a la historia del movimiento obrero español fue la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT). Su puesta en marcha en nuestro país fue en un periodo tremendamente convulso: el Sexenio Democrático, (1). A ello se uniría la constante necesidad de tener que desarrollarse de forma clandestina ante su ilegalidad. Todo esto no fueron excusas para que los conceptos del ideal anarquista (2) calarán en los campos y fábricas. Ello daría lugar a que el movimiento obrero español llegara a tener unas características especiales en comparación con el resto de Europa.

aA continuación analizaremos esos primeros años del movimiento obrero contemporáneo, cuando un tal Fanelli llegó al puerto de Barcelona cargado de un único objetivo. No era otro que la formación de la delegación española en la nueva Asociación Internacional de Trabajadores, la Federación Regional Española de la AIT.

La Alianza Internacional de la Democracia Socialista 

Para comenzar hablemos de  Bakunin pero avisemos a navegantes. No vamos a entrar a lo largo del artículo en el debate eterno entre  bakuninistas vs marxistas.

Todo empezó tras un periodo de su vida convulso como una peli de Robert Zemeckis (3), la cual vamos a tratar de describir brevemente. Tras su participación como agitador en la Revolución de Dresde (4)  es detenido, juzgado y condenado a muerte por los austríacos. Por entonces Rusia reclama el derecho de ejecución, y encadenado fue trasladado hasta San Petersbrugo (5). Se le computa la pena de muerte por la perpetua, por lo que pasó encerrado trece años en una prisión siberiana. Su espíritu revolucionario no se apagó a pesar de la condena. Lograría huir a Japón y de ahí de polizón en un barco hasta Estados Unidos. Su siguiente y definitivo destino sería Londres, donde se asentaría en 1861 (6).

Bakunin y la AIT

Años después, tras observar el levantamiento polaco e italiano, Bakunin pasaría a fijar su residencia en Suiza. Allí en 1868 crea la Alianza Internacional de la Democracia Socialista bajo estos principios: ateísmo, rechazo al patriotismo, la propiedad colectiva y la solidaridad internacional entre los trabajadores (7). Mientras tanto la AIT había echado a rodar en 1864 en Londres, y para 1868 había convocado su III Congreso en Bruselas. En dicho congreso Bakunin solicitará que la Alianza se convirtiera en miembro de la asociación. Es aceptada pero bajo una condición: la disolución de la Alianza, la aceptación de los acuerdos de la AIT y que pasase a ser una federación regional. Bakunin lo acepta pero secretamente continuará actuando bajo la Alianza y defendiendo sus principios.

Para 1872 en el Congreso de la Haya de la AIT se produce la expulsión de las federaciones favorables a los postulados bakuninistas. Esto provocó que la asociación pase a ser dominada por los marxistas.

El Derecho de Asociación en España

En el año 1866 opositores a la monarquía de Isabel II firmarán el denominado Pacto de Ostende, en torno a dos principios fundamentalmente: el rechazo a la monarquía borbónica y la Convocatoria de elecciones Cortes Constituyentes mediante sufragio universal (universal masculino sería lo correcto). Dos años después, la reina Isabel II, la “reina de los tristes destinos”, se vería obligada al exilio tras la insurrección militar del General Topete. El exilio no le quedaba muy lejos en aquellos momentos ya que se cuenta que estaba veraneando en Donosti (8).

El gobierno provisional que se gestará tendría como una de sus principales medidas la libertad de asociación (9). Esto es fundamental para el meollo que vamos a tratar: la legalización del derecho de asociación se tradujo inmediatamente en un rápido crecimiento del movimiento obrero español (10).

Fanelli en España

En esas en las que los dirigentes políticos se encontraban en la búsqueda de un rey que sustituyera a la monarquía borbónica huida (a Francia como hemos dicho, no a Emiratos, y valga decir que con billete de vuelta como de costumbre), en otoño de 1868 un emisario de Bakunin llega a España. Se trataba de Giussepe Fanelli (11) . Su misión era la de dejar constituido un núcleo organizado de la sección española de la AIT (12). Ese mismo año la sección central de la AIT había  publicado un manifiesto a los obreros españoles expresando las posibilidades de que la revolución de 1868 traspasara su carácter político para traducirse en una revolución económica (13).

Últimos ejemplares

Bakunin (sentado)junto a Fanelli (segundo por la izquierda) y otros miembros de la Alianza Internacional de la Democracia Socialista en 1869 durante el IV Congreso de la AIT en Basilea Fuente: acracia.org

Los primeros contactos de Fanelli en Barcelona serían más bien dentro de los círculos republicanos que del entorno del movimiento obrero. Los republicanos se encontrarías lejos de los preceptos de la línea bakuninista, pero no se dejará sugestionar y prepara nuevos destinos. Su viaje continuaría en Sabadell, Tarragona, Tortosa y Valencia. Allí estableció contacto con las multitudes obreras que si escucharían con fervor las promesas de una revolución social (14). La próxima y última parada sería Madrid el 24 de noviembre. Conocerái en la capital a Anselmo Lorenzo, figura clave en el germen del anarquismo en España, siendo habitualmente conocido bajo el apelativo del “Abuelo del anarquismo español” (15).

lo
Anselmo Lorenzo, conocido bajo el cariñoso apelativo del “Abuelo del anarquismo español”, fuente: ctxt.es

Sección española de la AIT

En Madrid Fanelli dejaría constituido el núcleo organizador de la sección española de la Asociación Internacional de los trabajadores el 24 de enero de 1869 (16) y partiría de vuelta.

En definitiva la huella que deja Fanelli en el desarrollo del movimiento obrero español será el calado de las ideas anarquistas, es decir, el de los postulados de la Alianza Internacional de la Democracia Socialista. Durante su estancia no propagará los principios marxistas de la AIT, difundiendo la idea de que solo la verdadera revolución (17) pondría fin tanto a la Monarquía de Amadeo Saboya como a laposterior República.

Según la Obra de Anselmo Lorenzo, esta fotografía fue tomada el mismo 24 de enero de 1869, momentos después de la creación de la sección española AIT. En la imagen superior aparece Fanelli con el resto del núcleo organizador, formada por 21 miembros. Fuente: wikiwand

El Congreso de Barcelona y el nacimiento de la Federación Regional Española de la AIT

Será en Barcelona donde tendrá lugar el primer congreso de la sección española de la AIT. Acudirían 89 delegados de sociedades obreras de todo el país, y se acabaría constituyendo bajo el nombre de la Federación Regional Española (18). Podemos hablar del primer ente asociativo a escala nacional de unión para el movimiento obrero. En la FRE convivirían trabajadores de características muy diferentes, en un tiempo en el que la escasa industrialización del país (¿os suena?) hacía que predominasen los oficios artesanales sobre los oficios en fábricas. Ya en los comienzos hubo una escisión de corte marxista, liderada por un tal Pablo Iglesias (19), que junto a otros acabaría formando en  1879 el PSOE (20).

Emblema del Consejo Federal de España de la AIT. Fuente: veuobrera.org
Emblema del Consejo Federal de España de la Aite. Fuente: veuobrera.org

Con la llegada de la Comuna de París de 1871  (21) y su posterior represión contra los anarquistas en toda Europa, el crecimiento de la FRE se vio ralentizado. En su Segundo Congreso de 1872, celebrado en Córdoba, se llevará a cabo la ratificación o no de los acuerdos del Congreso de la Haya (como ya hemos hablado habían resultado en la expulsión de los bakuninistas de la organización). Sin embargo la FRE se posicionó a favor de los expulsados. Esto se traducía en que adoptaba firmemente los postulados de Bakunin y abandonaba la táctica del republicanismo como medio de emancipación para los trabajadores. En definitiva apuesta por la  vía insurreccionalista  como único camino para la revolución social (22). El mejor ejemplo de esto será la rebelión cantonal de Alcoy (23) dentro del marco de la Primera República (1873-1874).

Ilegalización y fin de la FRE – Las repercusiones de la AIT

La enorme represión y exilios como el que entre otros muchos tuvo que hacer frente el secretario general de la FRE, Severino Albarracín (24), así como su ilegalización por parte del gobierno en 1874 provocó que durante los siguientes años la FRE tuviese que verse relegada a actuar en la clandestinidad. Es curioso destacar el hecho de que con el objetivo de sortear la ilegalidad, la FRE recomendó a los militantes transformar las federaciones locales en Centros de Instrucción y Recreo y sobrevivir así disimuladamente (25).

Nos obstante el provenir de la organización estaba de capa caída, ya que entre alguna que otra división interna para variar, y el hecho de la imposibilidad de la realización de congresos nacionales, provocó que en febrero de 1881 la propia FRE anuncia su autodisolución (26). El gobierno había ganado su partida contra el asociacionismo obrero.

La FTRE como herencia de la FRE

El nacimiento de una nueva organización heredera de la FRE no tardó en llegar, y lo que tardó fue concretamente 7 meses. En Barcelona en septiembre de 1881 se produjo el congreso fundacional de la Federación de Trabajadores de la Regional Española (FTRE)  y según parece con un rápido crecimiento en cuanto a afiliación:  49561 asociados (27) en ese primer congreso, y casi 60000 en su segundo congreso en Sevilla en 1882 (28).

En el momento de su creación la FRE no está marcada por su ilegalidad. Esto se debió a que bajo el sistema político de la Restauración (1874-1902), el gobierno del  Partido Liberal encabezado por Sagasta (29) dio la posibilidad de que la nueva organización saliese a la luz pública.

La FTRE daba a luz pero con un carácter más organizativo e ideológico para el movimiento obrero, apoyando huelgas sobre todo en la incipiente conflictividad laboral en los campos andaluces contra el latifundismo, y adoptando así una línea de lucha en lo sindical (30).

Las divisiones internas

Pero nuevas escisiones estaban al llegar. Durante el segundo congreso de Sevilla en septiembre de 1882 tuvieron lugar dos debates determinantes. Uno acerca de cuál modelo de organización social defender, si el colectividad (31), la cual  se defendía desde el nacimiento de la organización, o el del anarcocomunismo (32). El otro, acerca de si continuar con esa línea sindical de organización del movimiento obrero y de legalidad de cara al gobierno, o por el contrario,  aferrarse en el uso de la táctica  insurreccional y radical.

La AIT en España
Cartel del II congreso de la FTRE. Fuente: timetoast.com

El resultado sería el triunfo del sector menos radical, partidarios de la legalidad del obrerismo y del modelo de colectividad en una hipotética nueva sociedad.

El sector derrotado, defensor de un una nueva táctica insurreccionalista denominada propaganda por el hecho (33) y defensores del anarco-comunismo,  se escindiría  con el grupo llamado de los Desheredados (34).

El provenir de la nueva FTRE no sería muy distinto que el de la anterior FRE, basado en escisiones y represión. Su punto y final tendría en lugar en un Congreso Extraordinario en Barcelona en 1888. Las razones como hemos vistos fueron sobre todo las disputas internas, pero hay un factor que puede considerarse clave para que se desatara la represión contra la afiliación: los sucesos de la Mano Negra (35). Fue la descripción de un complot más anti-anarquista que contra el movimiento obrero, aunque abrimos el apetito en el apartado de referencias, darían para otro futuro artículo.

la AIT en España
Varios de los detenidos presuntamente pertenecientes a la Mano Negra. Fuente: Diario de Cádiz

Forjamiento del particular movimiento obrero español y su relación con el anarquismo

Podemos determinar que la llegada y el crecimiento del anarquismo en España fue de la mano del propio crecimiento del asociacionismo obrero, aún marcado por continuos periodos de clandestinidad ante la represión estatal. Pero yendo un poco más allá, el papel que desempeñó Fanelli fue clave para entender lo anterior. Desde su llegada a Barcelona impartió una propaganda basada únicamente en la línea bakuninista, dejando de lado el marxismo que imperaba de forma oficial en la AIT en ese momento. Esa línea fue aceptaba por los círculos del movimiento obrero, cuajaba mejor la perspectiva del anarquista militante que el republicanismo  que propugnaban aquellos que recibirían a  Fanelli en Barcelona como Elías Reclus o Arístides Rey. Fanelli evitó dejarse cuestionar por la demagogia republicana pasando a agrupar a lo más audaz y revolucionario (como Anselmo Lorenzo) del obrerismo  aprovechando todas las circunstancias a su favor.

Por otro lado, ya en referencia a la FTRE, a pesar de su pronta disolución, dejó sentados principios dentro del movimiento obrero español como el de la huelga como principal herramienta revolucionaria para el obrerismo, y una intentona de organización de corte sindical revolucionaria. Estos dos hechos, son vitales pare entender al movimiento obrero español a la llegada del siglo XX, con sucesos como los de la Semana Trágica o la fundación primero de Solidaridad obrera en 1907, y más tarde en 1910 la creación de la Confederación Nacional del Trabajo.



No te pierdas más artículos interesantes en nuestra revista Khronos Historia.


Referencias y bibliografía

REFERENCIAS  

(1) Periodo que comprende entre 1868 y 1874, durante los cuales en España se realizaría una constitución (1869), se proclamaría una monarquía (1871-1872), la Primera República con su respectiva constitución también (1873-1874), y entre medias de esto último insurrecciones cantonales y la III Guerra Carlista (1872-1876)

(2) La teoría anarquista no surgió de una sola cabeza ni en un momento determinado. En cualquier caso durante el periodo de madurez de dicha teoría (siglo XIX), el ideal anarquista (o lo que es lo mismo la bella acracia, la Idea) se traducía en 4 conceptos: libertad, igualdad, apoyo mutuo y federalismo.

(3) Director ganador de varios premios Óscar en cuyo currículum encontramos títulos como la trilogía Regreso al Futuro y Forest Gump entre muchas otras.

(4) Enmarcada dentro del ciclo revolucionario de 1848, se constituiría una asamblea nacional que daría lugar a una constitución donde se reconocían los derechos fundamentales pero que más tarde sería repudiada por el poder real de Federico Guillermo V de Prusia

(5) Paz, 1992, p. 1

(6) Paz, 1992, p. 1

(7) Termes, 1977, p. 150

(8) Reyez, L. 2018

(9) Vicente, 2013, p. 58

(10)  Vicente,  2013, p. 60

(11) Diputado y delegado de la  Alianza para la Democracia Socialista, fue un servidor de la libertad en diferentes luchas a lo largo de su vida, entre ellas la unificación italiana. Convencido de que tal unificación no daría lugar a una emancipación obrera, rompió con Mazzini y se uniría a un tal Bakunin fundando junto a él la Alianza de la Democracia Socialista. En esos momentos sería cuando se efectuaría su llegada a España. Fallecería en 1877 en Italia por efecto de una hemorragia cerebral. Íñiguez, 2011, 213

(12) Lorenzo, 2005, p. 47

(13) Paz, 1992, p. 10

(14) Paz, 1992, p. 31

(15) Nacido en Toledo en 1841, a los 11 años abandonó su ciudad natal para llegar a Madrid y formarse como tipógrafo. Entregado a la defensa de los principios de la Internacional tras la llegada de Fanelli a España, su obra El Proletariado Militante, constituye un fiel reflejo de las luchas internas dentro de la AIT adonde acudiría como delegado español a los diferentes Congresos. Íñiguez, 2011,  p. 347

(16) Lorenzo, 2005, p. 47

(17) Nettlau, 1977 ,p. 19

(18) Paz, 1992, p. 93

(19) Pablo Iglesias Posse, nacido en Ferrol en 1850. No era profe en la Complutense que ni existía ni politólogo, sino tipógrafo, una profesión bastante en auge en la época. Defensor convencido del marxismo, acabaría fundando el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en 1879 y ligada a éste la Unión General de Trabajadores (UGT) en 1888. Íñiguez, 2011, p. 306

(20) Elorza, 2013, p.45

(21)  Anónimo. 2021

(22) Vicente, 2013, p. 64

(23) Tras el Congreso de Córdoba se había ubicado en Alcoy, ciudad con una importante tradición asociativa e incipiente en aquel momento de una próspera industria textil,  la Comisión Federal de la FRE, es decir, su cabeza organizativa y estructural. Los hechos comenzaron el 7 de julio cuando una asamblea obrera convocó huelga general con el objeto de la concesión de mejoras laborales, contestando los propietarios de las fábricas de forma abrupta bajo el reparto de leña por parte de la Guardia Municipal. Los obreros no cesaron a pesar de la violenta respuesta y sitiaron el ayuntamiento llegando a producir los siguientes hechos: ejecución del alcalde, de algunos guardias municipales e incendió de fábricas. Sólo la llegada de fuertes destacamentos militares provocarían el cese de la insurrección obrera con un balance de 16 muertos, 20 heridos, y hasta 700 obreros/as encausados/as. Vicente, 2013, p. 65

(24) Paniagua, 2012, 92

(25) Lidia, 2010, p. 55

(26) Íñiguez, 2001, p. 237

(27) Íñiguez, 2001, p. 240

(28) Lidia, 2010, p. 55

(29) Práxedes Mateo Sagasta (1825-1903), presidente del Consejo de Ministros durante diferentes etapas de la Restauración (1874-1902). Perteneció al partido Progresista y al sucesor de este, el Partido Liberal

(30) Vicente, 2013, p. 65

(31) Su idea principal es que los instrumentos de trabajo y el producto debe estar colectivamente en manos de quienes hubieran contribuido a crearlos por medio de su esfuerzo. Resumido en la siguiente frase “De cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo” Paniagua, 2012, p. 52

(32) Señala que los métodos de producción modernos alcanzaban tal grado de complejidad que era imposible determinar el pago de la proporción exacta del trabajo a cada cual. Bajo ese modelo se volvería  caer en el sistema capitalista, con un sistema de salarios y una sociedad injusta. En definitiva para una sociedad justa es imprescindible la socialización de los instrumentos de trabajo y  del producto entre todos los miembros de la sociedad que contribuían a producirla sin más distinción que la de sus capacidades. Así, los anarcocomunistas sintetizaban su pensamiento defendiendo la noción de que el reparto de la riqueza debía realizarse “de cada cual según sus fuerzas, a cada cual según sus necesidades” Paniagua, 2012, p. 56

(33) Formulada por primera vez por en 1876 en un artículo de Malatesta y Cafiero donde se definía tal concepto de la siguiente forma: “El hecho insurreccional destinado a afirmar los principios socialistas mediante la acción es el medio de propaganda más efectivo y el único que sin engañar y corromper a las masas puede penetrar hasta las capas sociales más profundas y atraer a las fuerzas vivas de la humanidad a la lucha mantenida por la internacional”, Malatesta y Cafiero, 1876, p. 1

(34) Paniagua, p. 106

(35) Todo lo relacionado con esta supuesta organización anarquistas tan radical como se planteaba en la época, es sospechoso ya que la historiografía actual duda de su existencia, considerándola como un invento de la oligarquía andaluza en colaboración con la Guardia Civil y acabar con la fuerza de la FTRE en el campo andaluz.


BIBLIOGRAFÍA   

  •  Anónimo, 2021, “Siempre nos quedará París. 150 años de la Comuna Revolucionaria“,https://www.todoporhacer.org/ marzo 2021. [En línea] Disponible en:  https://www.todoporhacer.org/comuna-paris/#:~:text=El%2019%20de%20septiembre%20de,el%20gobierno%20oficial%20crece%20r%C3%A1pidamente. (24 de abril de 2021)
  •  Elorza, A., 2013, Anarquismo y utopía: Bakunin y la revolución social en España (1868-1936), Ediciones Cinca, Madrid
  •  Íñiguez, M., 2001, Esbozo de una Enciclopedia Histórica del anarquismo español, Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo, Madrid
  •  Lidia, C. E., 2010, La I Internacional en España entre la organización pública y clandestina, en J. Casanova (coord.), Tierra y Libertad: cien años de anarquismo en España, Editorial Crítica, Barcelona
  •  Lorenzo, A., 2005, El Proletariado Militante, Confederación Sindical Solidaria Obrera, Madrid
  •  Nettlau, M., 1977, Miguel Bakunin, La Internacional y la Alianza en España, Las ediciones de las Piqueta, Madrid
  •  Paniagua, J., 2012, Breve Historia del Anarquismo, Ediciones Nowtilus, Madrid
  •  Paz, A., 1992, Los internacionales en la Región Española 1868-1872, Editorial Diego Camacho, Barcelona
  •  Reyez, L. 2018, “El veraneo, un invento de reyes“, https://www.laaventuradelahistoria.es/, agosto 2018. [En línea] Disponible en https://www.laaventuradelahistoria.es/el-veraneo-un-invento-de-reyes ( 24 de abril de 2021)
  •  Termes, J., 1977, Anarquismo y sindicalismo en España: La primera Internacional (1864-1881), Editorial Crítica, Barcelona
  •  Vicente, L., 2013, Historia del Anarquismo en España: utopía y realidad, Los Libros de la Catarata, Madrid.

⬇️ NO TE PUEDES PERDER ⬇️






Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *